10 de abril de 2019

Cómo proteger los muebles de jardín en otoño

Cómo proteger los muebles de jardín en otoño

Con el cambio de estación, es momento de comenzar a prepararse para el invierno. Una tarea que no solo tenemos que aplicar a nuestras plantas sino, también, a nuestro mobiliario. Proteger los muebles de jardín en otoño es fundamental para que, a la vuelta del buen tiempo, estén en perfecto estado. Durante todo el año, están expuestos a más daños que cualquier otro mobiliario. El sol, la lluvia, el frío o, incluso, el viento pueden ser factores que estropeen su estructura. Y, de entre todos esos elementos, cabe sumarle uno más propio del invierno: las heladas.

Para evitar que puedan causar destrozos, es importante proteger los muebles de jardín en otoño. Una estación que todavía es benigna en lo que respecta a la temperatura; y que nos permitirá poder realizar las labores que cada tipo de mobiliario necesita. Y hacemos hincapié en este aspecto porque es importante conocer los cuidados de los muebles de jardín según su material. La única manera posible de prepararlos, ya sea a la intemperie o almacenados, para que el invierno no les pase factura.

Por estas razones, proteger los muebles de jardín en otoño es fundamental. Una forma no solo de hacer que pasen los meses de bajas temperaturas a buen recaudo. También es una manera de alargar la vida de uno de los elementos imprescindibles de cualquier jardín o terraza.

PROTEGER LOS MUEBLES DE JARDÍN EN OTOÑO

Pensar en cómo proteger los muebles de jardín en otoño debe empezar, incluso, antes de su compra. El material en el que estén realizados definirá el nivel de mantenimiento que demandarán a medio plazo. Algo a considerar firmemente, ya que del tiempo que dispongamos dependerá la longevidad de nuestros muebles. Y decimos esto porque algunos muebles, como los de madera, requieren una puesta a punto tanto en otoño como en primavera. Dos momentos que son fundamentales, y que no podemos obviar por el bien de nuestros muebles.

1. Madera, la prioridad a la hora de proteger los muebles de jardín en otoño

Y sí, prioridad absoluta. Porque no solo son los que más demandan sino, también, los más delicados al frío y la humedad del invierno. Al tratarse de un material vivo, la madera necesita muchos más cuidados que casi cualquier otro. Por eso, es fundamental que nos tomemos nuestro tiempo e, incluso, que planifiquemos lo que necesita para que no nos pille el toro.

Para proteger los muebles de jardín en otoño que estén fabricados en madera:

  • Comenzaremos por limpiar con un paño húmedo la superficie. La idea es retirar cualquier resto de polvo o suciedad que pueda haber en ella. Para esta labor, utilizaremos un jabón neutro. Este detalle es importante y descarta el uso de jabones industriales de cocina, muy agresivos con este material
  • Una vez haya secado, tendremos que aplicar un barniz protector adecuado a cada tipo de madera. Además, si nos decantamos por uno que contenga fungicida será todavía mejor. La mezcla de madera y humedad invernal puede provocar la aparición de hongos en su superficie. Para aplicarlo, lo ideal es que lo hagamos siempre en el sentido de la veta.